Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
ADOLESCENTES Y JÓVENES URUGUAYOS

No tan desconocidos

Fecha: 24/08/2010
Autor: La Diaria

Con motivo del Mes de los Jóvenes, se realizó la presentación del segundo informe de la Encuesta Nacional de Adolescencia y Juventud 2008 (ENAJ).

El documento -presentado el viernes pasado en el Instituto Nacional de la Juventud (INJU) (ver la diaria del 20/08/2010)- aporta información estadística sobre la realidad de los jóvenes uruguayos de hoy. Se incluye a los adolescentes de entre 12 y 14 años, etapa de la vida que no había sido estudiada en la última encuesta sobre la juventud, realizada en 1990.

El trabajo presentado está dividido en cinco módulos. El primero encara el tema del hogar en el que viven o que han conformado los adolescentes y jóvenes.

Dos temas importantes surgen de los datos que aporta el informe: por un lado, la distribución desigual entre madres y padres con respecto a la permanencia con los hijos en el hogar, son las madres quienes presentan mayor permanencia; y por otro, la pérdida de vínculo con el progenitor con el cual no viven, con la consecuente "pérdida de capital afectivo y soporte emocional".

Existen distintas categorías para definir el tipo de hogar dependiendo de con quién vive el joven y cuál es su rol en el hogar. A grandes rasgos, predomina la familia nuclear (padre, madre e hijos biológicos), pero sólo 39% vive con ambos padres. El 26% conforma su propio núcleo familiar, viviendo con hijos y/o pareja (convivan o no con otros familiares). El 3,3% vive solo, formando hogares unipersonales, esto es más frecuente en los varones.

A medida que avanza la edad, aumenta el porcentaje de los que conforman núcleos propios.

En la franja de edad de los 12 a 17 años, la mayoría vive con ambos padres, 31%, sólo con la madre y 4%, con el padre, datos que dan cuenta de la "hegemonía de la familia nuclear tradicional", según señala el informe. De los adolescentes que viven únicamente con uno de sus padres, 78% declaró no dormir en la casa del progenitor con el cual no vive y uno de cada tres declaró no tener contacto con él.

El informe también estudió los siguientes tres procesos: la emancipación (formar un núcleo familiar propio), la autonomía (vivir en un hogar diferente al de origen) y la independencia (la persona o su pareja ocupa el rol de jefe del hogar).

Dentro de la amplia información sobre este tema, se destaca que los que cumplen con estas tres categorías representan el 18% del total, mientras que, dentro del último tramo de edad estudiado (de 25 a 29 años), los que completan el proceso son "casi la mitad" y 28% desempeña el rol de hijo en el hogar en el que vive.

Según se señala en el documento, los datos sugieren "pautas de transición algo más lentas que lo que ocurría en 1990, tanto en relación con la conformación de la familia propia como con la construcción de domicilio diferente al de sus padres".

O trabajás o estudiás En el módulo sobre educación se manejan diferentes indicadores, entre ellos: asistencia, repetición, deserción y desigualdades en el acceso.

De los jóvenes de 25 a 29 años, uno de cada tres aprobó como máximo el nivel primario, y de éstos sólo 15% inició el liceo, mientras que dos de cada tres hicieron el liceo completo.

Hay una clara relación entre niveles de ingresos y trayectoria educativa: el 44% que logra niveles superiores de educación media se ubica en un tercil alto y sólo lo logra el 3% del tercil bajo.

De los adolescentes de 12 a 14 años, 15% aún no aprobó primaria, mientras que 3,5% no asiste al sistema educativo. Entre los jóvenes de 20 a 24 años, más del 26% no completó el mínimo obligatorio de educación formal. Se señala que las mujeres son las que logran niveles educativos más altos.

También se evidencian diferencias entre la enseñanza pública y privada, teniendo esta última niveles de aprobación más altos. A su vez, la deserción del sistema educativo es mayor en el interior urbano que en Montevideo.

Las tasas de repetición en primaria continúan siendo altas.

Del apartado referido al mercado laboral, se destaca la creciente participación de la mujer en el ámbito formal, así como el crecimiento de los hogares con jefatura femenina.

En cuanto al ingreso de los adolescentes al mercado laboral, éste se da en mayor medida en aquellos que provienen de hogares de bajos ingresos. Esta inserción temprana va acompañada generalmente del abandono de los estudios. Sobre la forma de inserción, la investigación señala que casi tres de cada cuatro consiguieron trabajo a través de puertas particulares (redes familiares o relaciones institucionales).

A partir de los 18 años predominan los jóvenes laboralmente activos. Sin embargo, las tasas de desempleo entre los 18 y 24 años "siguen siendo tres veces y media mayores que la de los adultos". En su mayoría, los encuestados alegaron la motivación económica como razón principal para su inserción laboral, asociada en muchos casos a la formación de un hogar propio.

En términos generales, 90% de los jóvenes de 20 años y más que se insertaron laboralmente con un nivel educativo bajo (hasta primaria) no avanzó en la educación media, y de los que comenzaron a trabajar mientras cursaban el liceo, sólo 7% accedió a un nivel terciario de estudios.

Los no estudiantes y no activos son uno de cada diez en cada tramo de edad, fundamentalmente mujeres que se han dedicado al hogar.

En el informe se aclara, asimismo, que la crisis económica que sufrió nuestro país a principios de este siglo tuvo dos consecuencias importantes: "La inhibición de ingreso al mercado por falta de oportunidades laborales y la emigración de la población activa, en particular, la menor de 30 años".

El director del programa Infancia, Adolescencia y Familia (INFAMILIA), Jorge Campanella, destacó, en la presentación del material, la importancia de esta investigación como guía para el diseño de las políticas sociales. Señaló que será una herramienta útil para el monitoreo y la evaluación de estas políticas, a la vez que expresó "la necesidad de trabajar sobre las inequidades que están asociadas a las condiciones socioeconómicas, el género y el lugar de residencia". Lucía Lorenzo

 

Acceso a redes sociales Cuenta oficial del INJU en Instagram Cuenta oficial del INJU en Twitter Canal oficial de INJU en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del INJU en Facebook