Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
24 años de experiencia en INJU

Esta es mi familia

Alejandra Delfino en Casa INJU
Fecha: 30/04/2015
Autor: INJU

En el marco de la campaña #PrimeroDeMayo te acercamos la historia de una de las funcionarias con más años dedicados a INJU, Alejandra Delfino, a quien probablemente te habrás cruzado alguna vez en Casa INJU Montevideo.

Alejandra se encarga de la división Logística de la Casa. Sus días de trabajo son agitados, “entro y me están esperando porque se rompió un caño o a la noche faltó un guardia, o tengo un baño tapado, o estamos esperando un grupo y hay que preparar la sala, arreglar el hall, ésta es como mi casa. Pero en mi casa de verdad le tengo miedo a la oscuridad, acá me puedo quedar las veces que quiera, se apaga la luz y conozco todo, me crié acá”, sostiene y agrega que a pesar de haber tenido oportunidades de cambiar de trabajo “siempre me inclino por quedarme acá, yo me mantengo renovada y joven, y me encanta lo que hago”.

Con 17 años, se presentó para trabajar como voluntaria en la oficina del Centro de Información a la Juventud que funcionaba en la calle Reconquista en la Ciudad Vieja, dentro de la órbita del Ministerio de Educación y Cultura. Le propusieron realizar algunas tareas administrativas tres veces a la semana, “después me copé con el trabajo y como me conseguían los boletos iba de lunes a viernes y hasta a algunas actividades los sábados. Hacía trabajo administrativo y después me iba al liceo. El director me daba por lo menos cincuenta llamadas por día, con teléfono de ruedita, usaba un lapicito para discar”, recuerda.

Como voluntaria no estaba amparada bajo ninguna ley, entonces desde el ministerio le sugirieron que volviera cuando fuera mayor de edad, y el mismo día que cumplió los 18 la llamaron y se incorporó formalmente al recién creado Instituto Nacional de la Juventud (febrero de 1991). Desde ese entonces trabajó como secretaria de todos los directores y acompañó al instituto en todas sus etapas: pasó del MEC a la cartera de Deporte, y en 2005 al MIDES.

Sobre INJU en los 90, Alejandra cuenta que “solo era un centro de información y que publicaba un diario. Cuando vinimos para la casa de al lado de Casa INJU éramos la Dirección, el programa de Primera Experiencia Laboral, un programa de medio ambiente y otro de salud. Al tiempo nos dieron la casa en la que estamos hoy, donde se abrió un Centro de Información más grande y se trasladaron todos los programas.”

“En 2005 entramos a la órbita del MIDES y es la primera vez que los funcionarios nos sentimos parte de un ministerio, porque en realidad veníamos como prestados de todos”. Desde ese entonces Alejandra dejó la secretaría y trabajó en Tarjeta Joven y en el Centro de Información a la Juventud, hasta que en 2011 le ofrecieron encargarse de la logística de la Casa: “Creo que es a lo que me tendría que haber dedicado siempre, me encanta”.

Alejandra está convencida de que el instituto ha avanzado en sus líneas de trabajo y que es reconocido por los jóvenes del país, pero recuerda que “durante algún período que pasamos me dio la sensación que INJU no estuvo pensado para todos sino para algunos jóvenes, y me parece que ahí le erramos a la pisada [...] Yo nunca me saqué la camiseta pero a veces me la olvidaba. Y ahora otra vez se renuevan las ganas por cinco años más de proyecto, de hecho en Casa INJU ya tenemos planes hasta diciembre”.

Cuando habla del trabajo se le iluminan los ojos, “nosotros nos apropiamos de los sueños de los gurises cuando vienen con alguna expectativa, todos esos proyectos que salen de ellos de a poquito los vamos convirtiendo en realidad y cada uno es como un hijo, la inauguración del espacio Homenaje, de la Sala Teatro, de la Sala Audiovisual”, dice y comenta con risas: “Mi hijo el INJU”.

Una de sus hijas es parte del equipo de Voluntarios de INJU, y eso las ha encontrado en diversas tareas durante la 5K Ser Joven no es Delito, la JUY! o el Arte y Juventud, “eso es removedor para mí, es como verme, es la continuación de un ciclo”, expresa.

“Soy sumamente feliz, mi vida pasa por mi casa, mis hijas y el INJU. Cuando uno ama lo que hace es así, no me vería en otro lugar. Yo soy la clásica ansiosa que cuando se hace la carrera 5K no duermo la noche anterior, me contagio de esas cosas, me llena de energía. Acá sos reconocida por tus compañeros, ellos siempre están en momentos buenos y malos. Son 24 años de trabajo, independientemente de los gobiernos, esto es mi familia”.

Acceso a redes sociales Cuenta oficial del INJU en Instagram Cuenta oficial del INJU en Twitter Canal oficial de INJU en Youtube Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del INJU en Facebook